El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Asturias ofrece servicios para colegiados y ciudadanos como noticias, novedades, acceso a bolsa de empleo o formación.

DÓNDE ESTAMOS

Recomendaciones para la actividad en las consultas dentales en Atención Primaria durante la desescalada

  • El CODES traslada al consejero de Salud del Principado de Asturias  la propuesta de protocolo de la Organización Colegial de actuación  específica para la atención odontológica frente a la COVID-19  en los servicios de salud públicos.

El Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Asturias (CODES), en su condición de Corporación de Derecho Público y como consecuencia de sus fines estatutarios, recomienda a las consultas dentales de Atención Primaria seguir los protocolos de actuación frente a la COVID-19 elaborados por la Sociedad Española de Epidemiología y Salud Oral (SESPO) en colaboración con el Consejo General de Dentistas de España. El Colegio ha trasladado dichos protocolos al consejero de Salud del Principado de Asturias, D. Pablo Ignacio Fernández Muñiz. Estamos encabezando una nueva fase, la de desescalada, en esta crisis sanitaria aún cambiante e incierta y es necesario que tanto los servicios públicos de salud como las consultas privadas prevean escenarios y planifiquen cambios que les ayuden a afrontar este reto asistencial.

Las medidas generales recomendadas por la SESPO son las siguientes:

  • Aunque las consultas dentales públicas son espacios seguros para los profesionales y los usuarios, las posibles dudas sobre el riesgo profesional generadas por esta pandemia, deben ser evaluadas por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales para definir, junto con los trabajadores, las posibles soluciones particulares en cada centro.
  • A estos servicios les corresponde:
    • Analizar las funciones que realizan los profesionales de las USBD (dentistas, higienistas, auxiliares), identificando los cambios y necesidades que sea necesario afrontar.
    • Vigilar la salud de los trabajadores.
    • Establecer medidas específicas de protección para los trabajadores que, por su actual situación de salud (embarazadas, enfermedades crónicas previas, etc.), sean especialmente vulnerables a los riesgos derivados del trabajo.
  • Proporcionar formación presencial y/o a distancia para el uso correcto de los equipos de protección individual (EPIs).
  • Incorporar en los protocolos de notificación de riesgos profesionales el procedimiento ante la detección de un contagio o de síntomas por Covid-19.
  • Adecuar la actividad al cumplimiento de los protocolos de gestión de residuos que estén en vigor, tanto para el gabinete dental como para el conjunto del centro sanitario.
  • Habilitar zonas específicas y ofrecer los recursos adecuados para la eliminación segura de los materiales y de los equipos de protección individual desechable contaminados.
  • Adaptar los protocolos de limpieza y desinfección del gabinete dental a las necesidades planteadas por esta nueva situación.
  • Comprobar la existencia de equipos de protección individuales adecuados para las funciones a desarrollar, asegurando un flujo suficiente de estos equipos según la actividad asistencial en cada consulta.
  • Analizar la dotación de material odontológico de uso clínico en las Unidades para comprobar que sea suficiente como para mantener una adecuada programación de agenda y el cumplimiento de los ciclos de esterilización.
  • Evitar la instalación de dispositivos publicitados como “solución definitiva” para los problemas generados con los aerosoles, como purificadores del aire, sistemas de desinfección de las instalaciones, etc., sin eficacia demostrada y que no cuenten con un respaldo sólido de la evidencia científica, mientras se mantengan sin ese necesario respaldo.
  • Si los espacios del centro lo permiten, se debe separar a las personas que acudan a consulta 2 metros entre sí. Si no fuera posible, la afluencia de personas deberá organizase:
    • Consensuando el uso de los espacios comunes con la coordinación del centro.
    • Modificando la distribución de la jornada laboral, ampliando si es preciso el horario habitual, según las necesidades de cada USBD y de cada centro.
  • En el caso de consultas con salas de espera compartidas, se precisa de una mínima coordinación con los demás profesionales (otros dentistas, pediatras, enfermería, etc.) para la organización de las citas que van a acudir en el mismo tramo horari
  • Adecuar las rutinas asistenciales a las recomendaciones generales descritas en el ‘Plan estratégico de acción para el periodo posterior a la crisis creada por el covid-19’, publicado por el Consejo General de Dentistas de España, que incluyen:
    • Recomendaciones previas para el paciente.
    • Triaje.
    • Medidas concretas de atención y tratamiento en el gabinete.
    • Gestión del post-tratamiento.
  • Diseñar un calendario escalonado de recuperación de la actividad asistencial, adaptándola a los sucesivos escenarios de riesgo (ver página siguiente).
  • Valorar el desarrollo de actividades a distancia: fomentar la consulta telefónica previa a la presencial, reuniones, seminarios o sesiones clínicas con el equipo de salud bucodental/EAP, etc.
  • Facilitar a la población información sobre educación para la salud bucodental en formato digital, aprovechando las experiencias de los diferentes servicios de salud o fomentando la colaboración con sociedades científicas que ya cuenten con ellas.
Compartir en las redes
Sin comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Website